¿Qué es la santificación?

Collapse
X
 
  • Time
  • Show
Clear All
new posts
  • alexan1252
    Administrator
    • May 2024
    • 27

    ¿Qué es la santificación?

    Click image for larger version

Name:	Screenshot 2024-05-12 154638.png
Views:	11
Size:	654.7 KB
ID:	45La santificación es la voluntad de Dios para nosotros (1 Tesalonicenses 4:3). La palabra santificación está relacionada con la palabra santo; ambas palabras tienen que ver con la santidad. Santificar" algo es apartarlo para un uso especial; "santificar" a una persona es hacerla santa.

    Jesús tenía mucho que decir sobre la santificación en Juan 17. En el versículo 16 el Señor dice: "No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo", y esto es antes de su petición: "Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad" (versículo 17). En la teología cristiana, la santificación es un estado de separación con Dios; todos los creyentes entran en este estado cuando nacen de Dios: "Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención - LBLA" (1 Corintios 1:30). La santificación que se menciona en este versículo es una separación para siempre que los creyentes hacen con Dios. Es una obra que Dios realiza, una parte intrínseca de nuestra salvación y de nuestra conexión con Cristo (Hebreos 10:10). Los teólogos a veces se refieren a este estado de santidad ante Dios como santificación "posicional"; es lo mismo que la justificación.

    Aunque posicionalmente somos santos ("liberados de todo pecado" por la sangre de Cristo, Hechos 13:39), sabemos que seguimos pecando (1 Juan 1:10). Es por eso que la Biblia también se refiere a la santificación como una experiencia práctica de nuestra separación para con Dios. La santificación "progresiva" o "experimental", como a veces se le llama, es el efecto de la obediencia a la Palabra de Dios en la vida de una persona. Es lo mismo que crecer en el Señor (2 Pedro 3:18) o madurez espiritual. Dios comenzó la obra de hacernos como Cristo, y la continúa (Filipenses 1:6). Los creyentes deben buscar seriamente este tipo de santificación (1 Pedro 1:15; Hebreos 12:14) y se lleva a cabo mediante la aplicación de la Palabra (Juan 17:17). La santificación progresiva tiene como objetivo apartar a los creyentes para el propósito para el cual fueron enviados al mundo: "Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad" (Juan 17:18-19). El hecho de que Jesús se apartara a sí mismo para el propósito de Dios es tanto la base como la condición de que nosotros seamos apartados (ver Juan 10:36). Somos santificados y enviados porque Jesús también lo fue. La santificación de nuestro Señor es el modelo y el poder para nuestra propia santificación. Enviar y santificar son inseparables. Por eso se nos llama "santos" (hagioi en griego), o "santificados". Antes de la salvación, nuestro comportamiento daba testimonio de nuestra situación en el mundo, separados de Dios, pero ahora nuestro comportamiento debe dar testimonio de nuestra posición ante Dios, separados del mundo. Poco a poco, cada día, " a los que son santificados" (Hebreos 10:14 - LBLA) se van pareciendo más a Cristo.

    Hay un tercer aspecto en el cual la palabra santificación se usa en las Escrituras-una santificación "completa" o "final". Esto es lo mismo que glorificación. Pablo ora en 1 Tesalonicenses 5:23: "Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo". Pablo habla de Cristo como "la esperanza de gloria" (Colosenses 1:27) y vincula la gloriosa aparición de Cristo a nuestra glorificación personal: "Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria" (Colosenses 3:4). Este estado glorificado será nuestra separación definitiva del pecado, una santificación total en todos los sentidos. "Sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es" (1 Juan 3:2).

    Para resumir, "santificación" es una traducción de la palabra griega hagiasmos, que significa "santidad" o "una separación". En el pasado, Dios nos concedió la justificación, una santidad posicional y única en Cristo. Ahora, Dios nos guía hacia la madurez, una santidad práctica y progresiva. En el futuro, Dios nos dará la glorificación, una santidad permanente y definitiva. Estas tres fases de la santificación separan al creyente del castigo del pecado (justificación), del poder del pecado (madurez) y de la presencia del pecado (glorificación).
Working...