El joven, de 22 años, escuchó la sentencia del tribunal federal de Charleston, Carolina del Sur, con las manos tomadas sobre su regazo y sin exhibir alguna expresión