Cristiano dona su Hígado a una persona desconocida: “Podemos hacer la diferencia”

Hallar un donante de hígado para Melinda Ray, de 35 años, parecía irrealizable hasta que su apelación llegó a oídos de un irreconocible que decidió llevar a cabo el trámite y correr todos los peligros.

Melinda, que vive en Colorado (EEUU) con tres hijos y su marido, James, corría peligro de vida gracias a una patología genética que se encontraba demoliendo rápidamente su hígado.

“Nosotros venimos siendo rechazados, y los síntomas progresaban rápidamente. Los días se estaban realizando más difíciles”, ha dicho James.

Atormentado por hallar un donante coincidente, James publicó un mensaje en Facebook pidiendo la donación de un hígado. El contenido fue compartido por la hermana de Melinda y llegó a su amiga, Robin Ihnfeldt, que contó la situacion al marido, Jeff Bramstedt.

Sin lugar a dudas, Jeff, un obsoleto soldado de Operaciones Particulares de la Marina estadounidense, de 47 años, dijo: “Yo lo haría”. Él accedió a pasar por una cirugía de transplante de 10 horas, aunque fue alertado por los médicos de todos los peligros.

La doctora que dirigió la cirugía de trasplante, la Dra. Elizabeth Pomfret, ha dicho a Jeff que varias cosas podrían ir mal, “incluyendo el peligro de morir”. “Pero pensé en eso medio segundo antes de decir: ‘Estoy listo, vamos a llevar a cabo eso’, afirma el donante.

Loading...

En la actualidad, Jeff actúa como instructor de paracaídas y doblado de películas producidas en Hollywood, como “Hombre de Hierro” y “Deepwater Horizon”. En su historia del ministerio, fundó la organización Life of Valor, que se ocupa de impactar la vida de los hombres con la Palabra de Dios.

En el último mes, Jeff dejó a California, donde habita y salió a Colorado, donde el conjunto quirúrgico trasplantó con éxito el 60% de su hígado a Melinda, en contraste con otros órganos vitales, el hígado puede regenerarse.

Después de pasar por la cirugía, Jeff asegura que ganó algo considerable a través de la vivencia. “Siento que tengo una hermanita en este momento. Nosotros verdaderamente compartimos el ADN en este momento”, ha dicho sobre su nuevo vínculo con Melinda. “Ella ganó más años, ella conseguirá alzar a sus hijos, ser la madre que siempre quiso ser y vivir la vida con su marido”.

Inspirado por su fe, Jeff espera que otra gente sanas se vuelvan voluntarias para llevar a cabo un trasplante para quien lo requiere. “Usted va a cambiar la vida de alguien. Puede ser la distingue entre vida y muerte para alguien”, destacó.

Fuente :