Científicos alertan acerca de un sismo de magnitud de 9,0 que podría ocurrir en Nueva Zelanda

Los geólogos alertan que hay todas las condiciones para un terremoto de intensidad récord en el Hemisferio sur.

Vista sobre las montañas de Remarcables en la isla Sur de Nueva Zelanda.

Un año después de que un fuerte terremoto de 7,8 en la escala de Richter azotara a Nueva Zelanda, los geólogos hacen conjeturas alarmantes. Suponen que aquel hecho reactivó una falla geológica relacionada con la generación de sismos, que era considerada como “dormida”.

Según las peores prognosis de estos expertos, se puede esperar un nuevo enorme terremoto de intensidad récord de 9,0 en Nueva Zelanda, lo que provocaría también un inmenso tsunami que afectaría a las islas de la región, indica The Marlborough Express.

Los alarmantes movimientos tectónicos se centran en la región de la fosa de Hikurangi, cerca de la costa este de la isla Norte de Nueva Zelanda, donde la gruesa meseta de Hikurangi se subduce bajo la corteza continental de la placa Indoaustraliana. Se creía que esa meseta se encontraba aprisionada bajo la interfaz continental, pero los científicos del centro de estudios geológicos de Nueva Zelanda (GNS) suponen en este momento que por el momento no es permanente.

Loading...

La fricción entre esas dos enormes partes de la corteza terrestre acumula una tensión que se libera a lo largo de terremotos de intensidad variable. En la situacion de Nueva Zelanda, se cree que eso podría traducirse en un viable terremoto de 9,0, según sugiere la geóloga Ursula Cochran, citada por The Marlborough Express.

“Básicamente debemos reflexionar en términos de Japón 2011, porque si la barrera de toda la placa se rota, sería un terremoto de intensidad 9”, explicó Cochran.

En la actualidad nadie puede determinar cuándo podría producirse una catástrofe de esa escala, ni si toda la fosa de Hikurangi se deslizaría de forma simultanea. Pero los científicos subrayan la necesidad de tomar en cuenta la oportunidad de un enorme desastre. “No seas temeroso, sé preventivo”, recalcó Cochran, citada por New Zealand Herald.

La amenaza no pasa inadvertida para el gobierno de Nueva Zelanda, que asignó 767.470 dólares a proyectos premeditados a subir el nivel de preparación de las islas frente un eventual desastre causado por una separación en la región de subducción de Hikurangi, según indica el centro de coordinación del emprendimiento, East Coast LAB.

Fuente :