En breve a usted se le va a implantar un chip

Loading...

EE.UU.- El implante de microchips del tamaño de un grano de arroz en animales domésticos ya es una práctica habitual en numerosos países. Con la capacidad de anunciar una señal de GPS, el propósito de los llamados biochips sería hacer más simple su localidad, si se perdiera o fuera asaltado.

En los años anteriores, se realizaron implantes semejantes en humanos, pero con una utilidad diferente: almacenar claves y ser útil como tarjeta de crédito.

Después de que una compañía en el estado de Wisconsin colocó biochips en sus empleados, los medios estadounidenses han comenzado a debatir cuál sería el futuro de esa tecnología.

En este momento el períodico USA Today ha dedicado una extendida materia para comprender cómo va a ser de aquí en adelante y arriesga una previsión: “Usted va a recibir un chip. Es sólo una cuestión de tiempo”.

“Eso va a pasar con todos”, enseña Noelle Chesley, de 49 años, profesora de sociología de la Facultad de Wisconsin-Milwaukee. “Pero no este año, y no en 2018. Quizás no sea mi generación, pero precisamente va a ser en la de mis hijos”. Enseña que es requisito tomar en cuenta la edad.

Los más adolescentes van a estar más libres a ello, en tanto que los trabajadores de más edad se negarán a recibir el chip.

Gene Munster, inversor y analista de Loup Ventures, es un defensor de las novedosas tecnologías. Sabe que el chip en humanos va a ser habitual en varias décadas. “En 10 años, usted va a ver a varias personas que les agrada la tecnología avanzada adoptando esto, pero no a las considerables empresas”, apuesta. Para él, esa iniciativa por el momento tiene “mucha connotación negativa”, pero más adelante ya nos van a tener “desensibilizados por el estigma social”.

Obviamente según CBN News la gente más religiosas ya enseñaron su contrariedad, recordando que hay profecías bíblicas más que nada ser humano que va a recibir una “marca” y quien no la tenga no va a poder adquirir ni vender, lo que remite a la suplencia de la tarjeta de crédito por un chip, una de las tendencias identificadas por el períodico.

Loading...

Por ahora, el Three Square Market, o el 32M, compañía jefe del área en USA, no ha podido exhibir ningún provecho preciso para quien opta por utilizar el chip más allá de la simplicidad de ingreso a internet y ordenadores de la compañía. Munster piensa que tuvieron mucha rivalidad en publicar su producto, debido a que el tema fue relevante en la mayor parte de los medios de habla inglesa.

La 32M trabaja en sistemas de venta que harían transferencias sin dinero o tarjeta, sólo con el chip. En la actualidad, el mercado experimenta un desarrollo en el sistema de pago por el celular, en las llamadas “carteras electrónicas”.

Los proyectos futuros tienen dentro lograr que los chips reemplazen documentos como pasaporte y carnet de conducir, además de abrir puertas y en automóviles. Todo lo mencionado, si la tecnología se consolida y la llamada “internet de las cosas” verdaderamente se transforma en el nivel.

No es un rastreador de GPS pero más países invierten en ello

El chip creado por 32M no es un rastreador de GPS, lo que varios críticos temían. Por otro lado, los investigadores creen que más adelante indudablemente todos nuestros movimientos van a ser rastreables, como ya se puede llevar a cabo con quien tiene un dispositivo móvil.

Otra empresa que fabrica biochips en USA, Dangerous Things, asegura que ha vendido “decenas de miles” de ellos a los clientes por medio de su sitio. Amal Graafstra, principal creador de la marca, piensa que esa es una inclinación y que “vamos a comenzar a conocer los implantes de microchips teniendo la misma aceptación que piercings y tatuajes”.

Pero los norteamericanos no son los únicos que invierte en esa utilidad. En Suecia, la compañía BioHax dice que cerca de 3.000 usuarios que ya implantaron sus chips tienen la posibilidad de llevar a cabo varias cosas, introduciendo caminar en el transporte del sistema ferroviario nacional sin obligación de cargar un billete, ya que el valor es descontado tan rápido como el pasajero entra.

En la República Checa el chip ya se prueba como procedimiento de pago, sustituyendo la tarjeta de crédito. Facilita llevar a cabo pagos sin obligación de claves. En Australia, desde 2010, el gobierno del país viene utilizando biochips para modernizar su sistema sanitario. Los implantes hacen numerosas lecturas del cuerpo y almacenan datos doctores.

Loading...

Comments

Comentarios

error: