“Hillary Clinton pudiera ser una gran pastora”, según su antiguo pastor

Democratic U.S. presidential candidate Hillary Clinton answers a question from the audience during a Democratic Town Hall event in Detroit, Michigan, March 7, 2016. REUTERS/Rebecca Cook
Loading...

EE.UU.- “Hillary Clinton quiere predicar”. Esa fue la fácil primer parte a una novedad reveladora en The Atlantic esta semana, que confirmaba que la ex aspirante presidencial demócrata ha dicho esto a Bill Shillady, su obsoleto pastor, en una reciente sesión fotográfica para su nuevo libro sobre los devocionales diarios que él le envió a ella a lo largo de la operación de 2016.

“Dada su hondura de conocimiento de la Biblia y su vivencia de proteger a la multitud y amar a la multitud, ella sería una enorme pastora“, ha dicho Shillady a The Atlantic. No, posiblemente no vaya al seminarios; posiblemente no persiga una posición oficial de laicos en la Iglesia Metodista, como la diaconisa. -Creo que sería bastante más de su predicación en algún instante -dijo-. “Tenemos una extendida historia de predicadores laicos en la Iglesia Metodista Unida”.

Desde la selección, añadió: “Creo que su fe es más fuerte … No he notado nada diferente, excepto que pienso que está más distendida de lo que la he visto”.

El reporte citó otros “dispersos” bits de información que han salido, respaldando la iniciativa de Clinton dedicándose en la fe: el pasado otoño, entre otras cosas, el ex editor de Newsweek Kenneth Woodward mostró que Clinton le ha dicho en 1994 que ella pensaba ‘todo el tiempo’ cerca de transformarse en una ministra metodista organizada. No obstante, en un comentario que tipifica la visible ambivalencia de Clinton hacia el saber público de su fe, le mencionó que no escribiera sobre eso porque “me va a hacer parecer mucha piadosa”.

Clinton no está sola. Tony Blair ha dicho una vez, luego de dejar el cargo de presidente, que la religión era “cómo quiero pasar el resto de mi vida” antes de publicar la Fundación Tony Blair Faith. “La fe religiosa va a tener el mismo concepto para el siglo XXI que la ideología política hasta el siglo XX”, agregó Blair.

Ahora, dos libros se van a publicar este otoño: What Happened” (“Lo que pasó”) una obra personal de Clinton donde asegura argumentar “lo que pasó” a lo largo de la más reciente operación electoral, el libro va a ser lanzada el 12 de septiembre, además el libro Strong for a Moment Like This -Fuerte para un instante como este-, el libro de devocionales de Shillady.

Shillady, que dirige la United Methodist City Society en Nueva York, escribió el libro a sugerencia de Clinton, según con The Atlantic, y su libro es el exclusivo para el que Clinton ha acordado escribir un prólogo. Clinton y sus ayudantes leyeron y aprobaron la copia antes de tiempo.

Loading...

Strong for a Moment Like This agrupa devocionales diarios escritos luego de que Shillady se levantó a las 4 de la mañana, para que Clinton los usara en el día siguiente, desde 2015, cuando comunicó por primera oportunidad que correría para la candidatura presidencial.

Otros pastores contribuyeron, introduciendo a bastante más de 100 mujeres del clero que formaron un grupo llamado ‘Oramos con Ella’.

Según The Atlantic, el libro “ofrece una ventana extraña en la forma que las Escritura parecen haber formado a Clinton a lo largo de la operación – como lo hizo durante su vida”.

Hillary Rodham creció asistiendo a la Primera Iglesia Metodista Unida en el suburbio conservador de Park Ridge, Illinois. A lo largo de la gestión de Bill Clinton, que en ocasiones ocasionó disgusto a Hillary, la familia asistió a la Fundación Iglesia Metodista Unida en Washington, D.C.

Strong for a Moment Like This recomienda que Clinton estuvo pensando en temas bíblicos durante 2015 y 2016. No obstante, en ocasiones fué mucha guardada. Al inicio de su carrera, aprendió los peligros de comentar de forma pública de sus creencias religiosas. Como recuerda The Atlantic: “Cuando fue primera dama, los progresistas se burlaban de su moralismo y los conservadores dudaban de su sinceridad. Luego de conseguir un extenso alegato sobre la “crisis de sentido” estadounidense en 1993, Clinton esperó un año para comentar de espiritualidad de nuevo – y lo logró, ha dicho, “con cierto temor”.

Fue el 25 de enero, en una actividad social dentro de un gimnasio en Knoxville, Iowa, cuando, luego de años de no comentar de esto de forma pública, Clinton salió como un cristiana apasionada. Preguntada por un votante demócrata sobre sus creencias: “Soy un individuo de fe. Soy cristiana. Soy un metodista. Fuí educada en el metodismo. Me siento muy agradecida por las normas y el acompañamiento que recibí desde mi familia, pero por medio de mi iglesia, y pienso que alguno de nosotros los cristianos poseemos una recurrente, recurrente, conversación en nuestras cabezas sobre lo que nos encontramos llamados a llevar a cabo y cómo se nos pide que lo hagamos, y pienso que es completamente correspondiente que la gente tengan convicciones muy fuertes y además, aunque, para discutirlas con otra gente de fe …

Mi estudio de la Biblia, mis muchas diálogos con personas de fe , me llevó a creer que el mandamiento más relevante es amar al Señor con todas tus fuerzas y amar a tu prójimo como a ti mismo, y eso es lo que pienso que Cristo nos ha mandado llevar a cabo, y hay muchísimo más en la Biblia, de proteger a los pobres, de conocer a los prisioneros, de asistir al raro, de hacer chances para que otros se levanten, de hallar la fe misma, pienso que hay muchas formas diferentes de entrenar su fe”.

Loading...

Comments

Comentarios

error: