Mujer se entrega a Jesús tras espiar vida de cristiano en Corea del Norte

North Korean soldiers walk in front of bronze statues of North Korea's late founder Kim Il-sung and late leader Kim Jong Il at Mansudae in Pyongyang, in this photo released by Kyodo April 25, 2017, to mark the 85th anniversary of the founding of the Korean People's Army. Mandatory credit Kyodo/via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. EDITORIAL USE ONLY. MANDATORY CREDIT. JAPAN OUT. NO COMMERCIAL OR EDITORIAL SALES IN JAPAN. TPX IMAGES OF THE DAY
Loading...

COREA DEL NORTE.- Una mujer cristiana que huyó de Corea del Norte ha compartido cómo, en su niñez, ella poseía bastante miedo hasta tocar una Biblia, pero mostró que el cristianismo está creciendo en el país, sin importar los esfuerzos brutales del gobierno para suprimirlo.

Creciendo en el estado totalitario comunista de Corea del Norte – donde el cristianismo es un delito – Kim Sang-Hwa no poseía iniciativa de que sus padres fueran cristianos y se impresionó, más adelante cuando supo que la vida de su padre fue utilizada por Dios para la salvación de un oficial del Partido Comunista norcoreano.

“Como muchas familias cristianas, nuestra familia fue echada en la década de 1950 a una aldea remota”, ha dicho en afirmaciones a la Misión Puertas Abiertas.

“Ellos continuaron ocultando su fe para no ser descubiertos por los oficiales, pero me acuerdo despertar una noche, cuando yo poseía seis años, nuestra casa era muy chiquita, entonces todos dormíamos en la misma cuarto. Cuando abrí mis ojos, vi a mi padre y madre bajo la manta y yo podía oír un ruido despacio de la radio. Después supe que ellos estaban oyendo la transmisión de una estación de radio cristiana”, agregó.

Un día, ella descubrió una Biblia escondida en el fondo de un armario. Aterrorizada, Kim pensó en delatar a sus padres a las autoridades. La confusión en la cabeza de Kim se dio a causa del contexto popular de opresión e intolerancia en su país, ya que en Corea del Norte, los cristianos son comunmente condenados a campos de trabajo forzados y también asesinados, sencillamente por poseer una Biblia.

“Yo poseía miedo de tocar la Biblia, pero no podía sencillamente dejarla allí”, contó ella. “Yo cerré los ojos, tomé el libro y lo puse otra vez, pesaba mis configuraciones, debo decir a mi instructor sobre eso, debo conocer al oficial de seguridad local, por quince días no pude suponer en nada más. En la escuela era nuestro deber denunciar aquel “libro ilegal”, pero era mi familia que se encontraba implicada en eso. Además, además me pregunté: “¿Quién es ese Dios?”.

Por último, Kim tomó el valor y le preguntó a su padre sobre ese ‘libro prohibido’ que él guardaba en el armario. “Él se terminó muy asombrado y reposó a mi lado”, contó ella. “Él me preguntó: “¿Ves esos viejos árboles, quién los logró?”, dije que no sabía y él me detalló toda la crónica de la construcción de todo el mundo, introduciendo cómo Dios desarrolló a Adán y Eva”.

Luego de eso, la madre de Kim empezó a enseñarle a recordar los versículos de la Biblia. Su padre le detalló el Evangelio y el plan de salvación terminado para ella, y su abuelo le enseñó a rezar.

Loading...

“Es sólo comentar con Dios, nada más, nada menos que eso”, le habló. “Para mí, todas esas historias e ideas eran tan interesantes”, ha dicho Kim. “Yo además pasé a leer la Biblia sola, pero me di cuenta de cuánto era arriesgado en mi país. Mi padre siempre enfatizaba no comunicar nada con nadie, entonces él comenzaba a rezar en susurros, de forma inaudible, diciendo: ‘Padre, ayuda al pueblo norcoreano a buscar su reino en primer lugar”.

El poder del testimonio

Algunas veces, el padre de Kim estaba con otra gente en un espacio misterio, donde todos oraban juntos y estudiaban la Biblia. “Cuando un hombre se encontraba muriendo, mi padre fue a verlo en su lecho de muerte”, recordó Kim. “Él admitió a mi padre: “Yo sé todo sobre ti, tu familia y tu fe. Yo era un espía y pedí a las autoridades seguirte”, le ha dicho el espía comunista.

El padre de Kim terminó un poco asombrado con aquella revelación, pero además terminó interesante por visto que aquel hombre comunista hiciera esa revelación en su lecho de muerte y a la vez querer verlo.

Entonces aquel hombre siguió con su afirmación, enseñando que fue tocado por el testimonio de vida de aquel católico que él espió por consiguiente tiempo y en este momento además pretendía dar su historia a Jesús.

“Tú eres un óptimo hombre, jamás te denuncié a nadie, dígame cómo yo además puedo hacerme cristiano”, ha dicho aquel oficial en su lecho de muerte. “En sus últimos instantes de vida, aquel hombre se arrepintió de sus errores y entró en el Reino de Dios, mi padre consiguió asistirle a llevarlo hasta allí”, ha dicho ella.

Orando por Corea del Norte

Hoy Kim está casada y viviendo en Corea del Sur con su familia, pero espera un día poder volver a Corea del Norte para intentar comunicar el mensaje del Evangelio con el pueblo de su tierra natal.

“Me agradaría poder volver a Corea del Norte y comunicar el Evangelio con la multitud ahí y tener comunión con los creyentes locales”, ha dicho. “Yo podría estar lista para fallecer por el Evangelio. Pienso que si yo no tuviera una familia aquí en Corea del Sur, volvería y ayudaría a la multitud necesitada”.

Día tras días, Kim sigue en pié haciendo la misma oración que veía a su padre haciendo cuando era niño: para que todos en Corea del Norte busquen primero el Reino de Dios.

La Misión Puertas Abiertas clasificó a Corea del Norte como el sitio más opresivo de todo el mundo para los cristianos, al actualizar su lista anual de persecución religiosa. Se cree que entre 30.000 y 70.000 cristianos se mantienen en campos de trabajo forzados, mantenidos por el Partido Comunista. En estos sitios, los cristianos llegan a ser torturados comunmente por no denegar su fe en Jesús.

Loading...

Comments

Comentarios

error: