Loading...

7 pasos para encontrar a tu ayuda idónea

Loading...

La búsqueda de una pareja es algo que debe ser planificado, definido y sobre lo que debe tomarse acción y no dejarlo a la suerte. Fallar en planear es planear para fallar. Desde DosCristianos.com sugerimos que hagas una prioridad el que tu pareja sea además cristiana. Es sustancial hacer familias sólidas enraizadas en Dios para que logren ser útil de punto de referencia para otras parejas no cristianas. Ahora se enumeran los pasos a continuar para hallar una pareja que nos dé una relación de pareja exitosa y que también nos ayuda de ayuda para acércanos más a Dios, que es el objetivo último que como cristianos somos llamados a tener.

1. Conócete a ti mismo

Conocerse bien y ser honesto consigo mismo es lo primero que hay que hacer luego de elegir que se quiere conformar una familia. Comprender nuestras debilidades y nuestras fortalezas, lo que nos ofrece miedo y aquello con lo que estamos seguros es primordial por numerosos fundamentos. Antes que nada, poner en un papel nuestra lista de debilidades nos va a hacer consciente de ellas y esto nos permitirá superarlas. Además de las debilidades y fortalezas, debemos comprender qué es sustancial para nosotros. Si hay algo verdaderamente sustancial para ti tienes que poseerlo presente en el momento de buscar pareja, y que ella o el esté según con esto puesto que deberan vivir con esa cualidad tuya a lo largo de el resto de sus vidas. La fe entre otras cosas es algo que debería considerarse primordial en algún pareja. Si Cristo es el pilar central de tu vida entonces tu pareja debe amarle además.

2. Llevar a cabo una lista con las propiedades que queremos que tenga nuestra pareja

Cuando te conoces y sabes qué es sustancial para ti el siguiente paso es llevar a cabo una lista de todo lo que te agradaría que tu pareja tuviese. Esta lista abarcaría todos los puntos, desde el físico hasta la educación, pasando por puntos baratos, sociales, etc. Se tan exacto como consigas. Si entre otras cosas para ti es sustancial entrenar un deporte, no olvides poner en la lista que tu pareja esté en concordancia en que con regularidad vayas con tus amigos a entrenar tu deporte preferido.

Loading...

3. Rezar y pedirle al padre que nos dé a la mujer que cumpla estas propiedades.

Una vez ya conoces lo que buscas tienes que venir a Dios Padre en oración y pedírselo. Pídele una pareja con todas las características que escribiste en tu lista. Ahora mismo es sustancial tener presente que para Dios es más relevante lo que requerimos que lo que deseamos. Puede que pidas una secuencia de propiedades que tú crees que te van a hacer terminado, pero el plan de Dios va más allá del plan de los hombres (Isaías 55:8-9). El quiere más que nada tu salvación y te va a proporcionar a una pareja que te ayude a llegar ahí, aunque le falten algunas de las propiedades de tu lista.

4. Ver tu vida con la persona que tú deseas.

Imagínate cómo seria tu vida si estuvieses con esa persona. Creed que ya lo tienes y se les va a proporcionar, nos decía Jesús (Marcos 11:24). Que harías con tu pareja, a que sitios iríais, donde viviríais, que haríais al llegar a casa todos los días luego del trabajo? Como te haría sentir? De que hablarías con ella? Oraríais juntos? Como ves, hay varias cosas a tener en cuenta y que ver. El poder de la monitorización es algo que Dios nos dio y que debemos utilizarlo. Cuando visualices, hazlo como si ya lo estuvieras haciendo, sin lugar a dudas. No lo hagas sintiendo que si Dios te lo otorga entonces lo vas a hacer sino más bien, dale las por medio de Dios por ya poseerlo, y entonces por poder llevarlo a cabo.

5. Ofrecerte cuenta de que El es el que otorga y el que quita.

Tu felicidad y el sentir el cariño no te lo va a proporcionar tu pareja, sino Dios por medio de ella. Honrar y exaltar al Padre va a hacer que te sientas bien contigo mismo, que te sientas protegido y amado inclusive antes de hallar a tu pareja. Esto generara una actitud en ti de amor, que va a ser como un imán para atraer lo acertado hacia ti. En ningún instante descuides tu fe ni el cariño incondicional que Dios te ofrece.

6. Espera a que Dios te muestre a la persona que ha listo para ti.

No seas impaciente. No te impacientes ni te desesperes por tener esa pareja. Se verá cuando El desee. A lo mejor tu poseas que cambiar algo en ti, o a lo mejor la persona que El ha listo en este momento se encuentra en sendero, aunque no utilizable por el momento. No dejes de rezar por tu pareja. Dios ha escuchado tu petición y los tiempos le corresponden a El, no a ti. Alaba siempre a Dios con acción de felicidad.

7. Dejarte llevar por el corazón, no por la carne.

Cuando creas haber encontrado a la persona, pídele a Dios que te de afirmación. Si no es así, puede que Dios te despierte mientras duermes con una respuesta clara y contundente, o a lo mejor sencillamente va a hacer que esa persona desaparezca de tu vida así como vino. Y si sí que es, a lo mejor Dios te realice leer su nombre en todas partes, o te muestre cosas que hagan que esa persona venga a tu cabeza con una sensación de paz. Sea como sea, busca la afirmación de Dios en oración. Ríndete a su intención y permite que es el quien tiene el control, no tú. Si oyes un no por respuesta, sencillamente deja proceder a la persona que tu creías era la enviada, y si oyes afirmación siempre que oras, inclusive si se ve que la relación será complicado, haz caso a Dios, ya que El te quiere ofrecer lo que tú necesitas, no lo que tú deseas. Recuerda siempre que El posee puesta la mirada en tu salvación, no en tus pretenciones terrenales.

Loading...

Comments

Comentarios

error: