Pastor abraza y perdona al asesino de su hijo (Vídeo)

Loading...

ARGENTINA.- El cura Daniel Vega vio fallecer a su hijo en manos de un asesino y, lejos de lo que alguno podría imaginar, perdonó al delincuente que lo mató. Él sabe que su elección resulta inexplicable para bastantes. Y no le tiene miedo al qué dirán. Adjuntado con su mujer Estela, se reunió con el atacante para pedirle una aclaración, lo escuchó y lo abrazó.

Lucas Vega poseía 18 años cuando un tiro le destrozó la cara. Le disparó un adolescente de 15 años que tuvo la intención de robarle el celular en Posadas, Misiones.

El cura evangélico de 45 años recuerda cada segundo de esa madrugada del 2011, cuando la cabeza se le puso en blanco. Del otro lado del teléfono, escuchó la voz de una mujer que le ha dicho que a Lucas lo habían tiroteado. De forma automática se desvaneció, creyó que había un hueco en el espacio y no entendía dónde se encontraba parado. Al shock inicial, le siguió la pelea por volver a comenzar.

Habían pasado tres semanas del homicidio y la pareja necesitaba comprender cómo fué todo. Por eso, le pidieron al juez de inferiores César Jiménez reunirse con el delincuente. El magistrado no sólo accedió, sino que los dejó a solas en su despacho.

El acercamiento se extendió media hora. Más allá de que el asesino -menudo, muy flaco y de pelo castaño- fue por intención propia, cuando los vio llegar se encontraba asustado. “Hablamos frente a frente los tres, sentados muy cerca el uno del otro. Le preguntamos cómo se llamaba, cuántos años poseía y le pedimos que nos contará lo qué pasó”, recuerda el hombre.

La aclaración fue precisa. El chico les ha dicho que se encontraba en una fiesta con sus amigos, que habían tomado alcohol y que, a lo largo de días, se había estado drogando con pastillas. Además, admitió que esa noche le robó el arma reglamentaria a su padre -que era Policía Federal- y cuando Lucas le afirmó que no poseía ni plata ni celular le pegó un tiro en la cara. “¿Vos te pusiste a suponer que me quitaste lo verdaderamente precioso que poseía, que era la vida de mi hijo?”, le preguntó Estela. A eso que el delincuente, respondió: “Les pido perdón, jamás pensé que podía llegar a matar a una persona”. Y se largó a llorar.

Loading...

Luego, la mujer lo abrazó, Daniel la siguió y los tres se han quedado en silencio. El adolescente les narró que su padre era alcohólico y le pegaba a su madre, y que en su casa era habitual que lo amenazaran con matarlo.

Daniel Vega no puede detallar cómo es abrazar a la persona que le arrancó lo más relevante que poseía. En ese instante se encontraba triste y confundido. Afirma que no sintió odio y que reaccionar distinto y sin crueldad le trajo calma. No obstante, aclara a TN.com.ar: “Perdonar no es olvidar, es sacarle el peso de la culpa a un individuo ¡Cómo me voy a olvidar que un joven de 15 le quitó la vida a mi hijo! Más allá de eso, no poseemos nada contra él. Ojalá logre rehacer su vida”.

Se opone a bajar la edad de imputabilidad

Daniel es miembro y comparte la posición de la organización Víctimas por la paz, que está en oposición a que los inferiores de 16 años logren ir presos. “No le deseo la prisión al asesino de mi hijo, pienso que requiere otra cosa”, enseña.

El adolescente que le quitó la vida a su hijo estuvo algunas semanas en el penal y luego terminó en independencia por ser menor. De esa elección, a Vega le terminó un gusto amargo. Su propósito era que fuera a un centro de contención para que de esta forma la Justicia pudiera “darle el alta”.

“No tenés corazón”, “Hiciste negocios con la desaparición de tu hijo”, “Antes del homicidio no te conocía nadie en Posadas” fueron algunas de las cosas que le dijeron por perdonar al asesino. El cura no se esfuerza por ofrecer una aclaración lógica. Está seguro de que ningún otro que él puede comprender qué le ocasionó no esclavizarse en el mal.

“A Lucas me lo extirparon de la vida, pero me convencí de que se puede reaccionar distinto”, cuenta el cura. Además, confiesa que, aunque ningún ser humano está listo para perder a un hijo, sabe que debe levantarse y salir a trabajar por su familia.

Loading...

Comments

Comentarios