Mujer muere aplastada por un árbol luego de maldecir el clima.

Loading...

0e8dac_50f333a5a0fc4528af033f180ec923ca.png_srz_545_281_85_22_0.50_1.20_0.00_png_Venezuela.- Un hecho que impresiona de los lectores. Precisamente el 02 de abril el tiempo o la naturaleza respondió a las maldiciones de una mujer identificada como Tiffany Heredia, quien desde muy tempranas horas de la mañana según diferentes testimonios de los vecinos, deseaba que cayera un aguacero, para aplacar el calor infernal que hacía, y a su vez maldecía y reclamaba al Gobierno de los cortes eléctricos por la “insuficiente de agua en la represa eléctrica el Guri”.

Tiffany vociferaba en horas de la mañana groserías y maldiciones por el sofocante calor “de los mil infiernos” pudo despues de sus quehaceres refrescarse con una ducha; pero a las horas la dama volvió a sentir el desagradable calor, de repente soltó una maldición entre los labios deseando como niña malcriada que se desplomará un aguacero (que lloviera).

Loading...

Para ese día el sol estriaba en bandas rojas y naranjas hasta que la tarde lo encubrió en un santiamén, habitual clima en el vecindario Unión del municipio Naguanagua cuando se avecina un torrencial aguacero. Para esas horas Tiffany quien era enfermera estaba durmiendo la siesta lo cual le impidió estar pendiente de la hora de irse a su trabajo.

Ya con la hora encima tomo la decisión de arriesgarse a moverse a su lugar de trabajo; no obstante fue devuelta a su casa por impuntual, hecho que se sumó a todos las desgracias que según ella le agobiaron ese día.

Al llegar a casa se encontraba agotada, con la cabeza alborotada. De repente un torrencial aguacero empezó a caer sobre las viviendas tan fuerte. El deseo esperado de Tiffany se se encontraba cumpliendo. No obstante, No había llovido ni por diez minutos seguidos cuando la energia eléctrica volvió a fallar, pero la mujer terminó tan intensamente dormida que ni el ruido mas ensordecedor interrumpía su sueño.

Todo el vecindario buscó resguardarse, tras oír los escalofriantes estruendos. A los minutos un árbol de 12 metros impactó la pared y esta se desplomó sobre la cama en la que dormía la mujer. Murió aplastada instantemente y sin darse cuenta. Bajo su cama una gotera de sangre se esparcía ganándole el lote al agua que entró al caer la pared.

No fue si hasta las seis de la mañana cuando los vecinos lograron avistar la circunstancia, llamaron en repetidas oportunidades a la vivienda afectada y al no hallar respuestas prefirieron ofrecer parte a las autoridades.

Los devastados familiares lamentaron no tomar las previsiones requeridas para que el árbol no afectara el lugar de vida, debido que se encontraba a unos seis metros de distancia, y en numerosas oportunidades dada la sensación de que se iba a desplomar.

Loading...

Comments

Comentarios