Pastores que testifican sus aflicciones tienen congregaciones sanas

Loading...

AfligidoEE.UU. -Cuando los dirigentes religiosos reconocen sus restricciones y debilidades, esto ayuda a la salud psicológica de la congregación en su grupo. Esa es la conclusión de los estudios completados con curas católicos y evangélicos en los años anteriores.

Los competidores reportaron sentirse muy presionados por estar todo el tiempo como “modelos” y que procuran ayuda para lidiar con eso como “último recurso”.

Peter Hill, de la Facultad Biola en California, dice que sintió desafiado para estudiar el asunto cuando el nuevo pastor de la iglesia a la que asiste pasó bastante más de la mitad de su primer sermón comentando de las adversidades que enfrenta el ministerio. En el final, instó ala paciencia y al acompañamiento de la congregación.

“Creo que no hay un obsequio más potente que logren prestar a sus congregaciones al admitir sus propias limitaciones”, ha dicho el profesional. Hill no es la exclusivo que dice estar entusiasmado en el tema.

Él compiló numerosos intentos de abarcar los efectos de esta posición sobre las cuestiones desarrolladas por los psicólogos.

En 2012, un estudio descubrió que el 28% de los pastores sintió en algún instante de su carrera, la tentación de dejar de trabajar en la iglesia gracias a las cargas excesivas y severas críticas de su desarrollo, inclusive si este poseía unos pocos integrantes en la congregación.

Una parte de estos dirigentes verdaderamente dejó el púlpito.

Loading...

A lo largo de una encuesta paralela, 1,500 pastores fueron entrevistados por el departamento de psicología de la Facultad de Duke, en los EE.UU., por las adversidades que sentían en el desempeño frente a la profesión. El diez por ciento se quejó de la “soledad” y la recurrente sensación de fracaso.

Ya el 20% dijeron que se sentían “parcialmente aislados”, aunque lidiasen con un enorme conjunto de personas todo el tiempo.

Otro estudio, de la Facultad de Psicología de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades en Katowice, Polonia, con curas católicos de edades comprendidas entre los 32 y 75 años. Descubrió generalmente, la conclusión de que todos ellos llevaban demasiadas cargas y estos los perjudicaba.

“Un sacerdote debe solamente comer, respirar, festejar la misa, confesar y rezar. Él no posee derecho a tomar una cerveza, socializar, o ofrecer un recorrido con una mujer. Una vez pasé con mi hermana por un pueblo oí a la multitud ofenderme”, ha dicho uno de los curas que fue entrevistado.

La mayor parte de los reportes de los clérigos tienen adversidades para ser “abiertos y honestos” al comentar en público sobre sus restricciones, aunque creen que sería bueno para él y sus comunidades.

Una exploración más reciente se centró en los pastores de las mega iglesias – con bastante más de 2.000 integrantesdescubrió que los leales aprecian cuando sus dirigentes están dispuestos a comunicar sus propias deficiencias.

Llevada a cabo por la Facultad de Virginia Occidental en colaboración con la Facultad de Washington, el estudio encuestó a 12 ayudantesde mega-iglesias. La trascendente mayoría ha dicho que era considerable cuando el pastor trataba a los otros como “iguales” y se mostraba dispuesto a comunicar sus faltas personales en vez de exhibir que poseía una vida “perfecta”.

Loading...

Comments

Comentarios

Be the first to comment on "Pastores que testifican sus aflicciones tienen congregaciones sanas"

Leave a comment

Your email address will not be published.




error: