Mientras el Cristianismo muere en Europa, Georgia experimenta una fe vigorosa (Video)

Loading...

El Cristianismo está muriendo en Europa. Las iglesias están cerrando mientras crece el número de personas que abandonan la fe. Pero, en la pequeña nación de Georgia algo positivo está ocurriendo. Gracias a los esfuerzos de un hombre, el Cristianismo no solo vive, sino que también es próspero.

Cualquier domingo por la mañana… encontrará muchas iglesias llenas en la República de Georgia.

Y una de las primeras cosas que un visitante nota es que no hay bancas o sillas en la mayoría de templos georgianos. Es por que, contrario a cultos tradicionales, los cristianos se mantienen en pie durante el servicio.

“Decimos que los cristianos ortodoxos son como candelas colocadas ante Dios en las iglesias. Es incómodo estar de pie durante dos o tres horas seguidas, pero escogemos hacerlo”, dice Levan Vasadze, activista pro-familia.

Ese fue el caso durante el culto en la Catedral de la Santa Trinidad en la capital de Tiflis. Mientras miles escucharon a su ciudadano más famoso, su nombre es Ilia II y dirige una de las comunidades cristianas más antiguas del planeta.

“La historia de la Iglesia de Georgia empieza en el primer siglo después de Cristo, cuando los apóstoles de Jesucristo llegaron a predicar el evangelio”, comenta el Patriarca Ilia II, de la Iglesia Ortodoxa de Georgia.

A sus 83 años, este anciano ha sido apodado cariñosamente como el “hombre de mayor confianza en Georgia”.

“Él ha pasado la mayor parte de su vida llamando a la nación a seguir el corazón de Dios. Él es el padre espiritual de Georgia y un maravilloso ejemplo de lo que significa ser un humilde servidor de Dios”, indica un sacerdote.

Seguro usted no ha oído de él, pero en Georgia y países aledaños, Ilia II es más famoso que actores de cine y políticos.

“El patriarca Ilia II es la figura más respetable de Georgia. De hecho, su popularidad en las encuestas es de más del 90 por ciento”.

En una entrevista exclusiva, realizada en su residencia privada, Ilia II, cuyo título oficial es “Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Georgiana” habló con CBN News sobre el amor que tiene su país por Dios.

“El pasado de la Iglesia está entrelazada con el pueblo y la historia de nuestra nación. En el siglo IV d.C, el Cristianismo fue declarado como la religión estatal”, comenta Ilia II.

Eso hace que Georgia sea uno de los países cristianos más viejos del mundo. Ubicado entre las montañas del Cáucaso y el Mar Negro. Más del 85 por ciento allí, dice que pertenece a la Iglesia Ortodoxa. Mientras muchas naciones vecinas han visto un declive religioso, el Cristianismo en Georgia ha sido testigo de un crecimiento sin precedente.

Loading...

“Somos como un pequeño oasis espiritual en medio de esta región”, comenta Ilia II.

El patriarca Ilia II fue instalado el 25 de diciembre de 1977 y desde entonces ha trabajo por reavivar la Iglesia Ortodoxa de Georgia, por sí solo.

Él se hizo cargo en un momento cuando el Cristianismo estaba bajo severa persecución del gobierno soviético.

“La invasión bolchevique en 1921 fue testigo de la destrucción despiadada de las iglesias y monasterios a través de Georgia”, comenta Sergo Vardosanidze, de la Universidad Georgiana St. Andrew.

“En 1921 había 1.500 iglesias y 1.600 clérigos activos en Georgia. Cuando el Patriarca fue nombrado, solo quedaban 50 iglesias y casi 70 sacerdotes”, dice Vardosanidze.

Él inició varias reformas para reconstruir la iglesia, incluso puso un énfasis en los jóvenes.

“Él se acercó a los jóvenes animándolos a asistir a las iglesias y para que consideraran el sacerdocio. También tomó medidas para hacer los cultos más atractivos y fáciles de escuchar”, dice Vardosanidze.

La Iglesia mostró señales de avivamiento a final de 1980. Hombres, como Ioane Gamrekeli, se impresionaron con la dedicación del patriarca y decidió unirse al sacerdocio.

“El Patriarca extendió las manos a la gente y la gente respondió. Él predicó la Palabra de Dios y la gente se volvió a Dios”, comenta Gamrekeli, arzobispo de Rustavi y Marneuli.

Luego vino el colapso de la Unión Soviética a finales de los 90, lo cual permitió una renovación del Cristianismo.

Los cambios han sido profundos: ahora, hay más de dos mil iglesias activas y se construyen nuevas cada año, como una estructura masiva que se levanta a las afueras de Tiflis.

Más de 3 mil personas se han unido al sacerdocio para servir a las necesidades espirituales de casi 4 millones.

“Se ha dicho que el Patriarca heredó una Iglesia muy perseguida y cubierta con un velo. Ahora es un cuerpo vivo”, indica Gamrekeli.

Casi tres horas después de llegar al culto, un lento y frágil patriarca Ilia II pasa entre la multitud de adoradores que se ha reunido a oírlo hablar este domingo por la mañana.

CBN News tuvo acceso exclusivo para filmar a cientos de hombres, mujeres y niños quienes desfilan los pasillos de la catedral de la Santa Trinidad para recibir oración o una bendición especial.

“El Patriarca siempre dice que todo lo que ha logrado durante su patriarcado es por la voluntad del Señor”, dice Vardosanidze.

Después de décadas de represión religiosa, muchos agradecen que la Iglesia en Georgia no solo ha sobrevivido, sino que prospera, en parte por el deseo de un hombre por acercar su país a Dios.

“Muchos logros han ocurrido y doy gracias a Dios por dejarme realizar tales actividades para nuestra nación”, concluye Ilia II.

Loading...

Comments

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*