México: Miles de Evangélicos son Obligados a Abandonar sus Viviendas

Loading...

familias-evangelicas-regresan-chiapas-mexicoMEXICO. – México adoptó una “política de negación” sobre los una cantidad enorme de cristianos evangélicos que fueron obligados a dejar sus hogares gracias a sus creencias, según un activista de derechos humanos de México.

Pedro Faro Navarro, director del Centro de Derechos Humanos, Fray Bartolomé de las Viviendas, acusó al gobierno de “inventar mentiras” sobre la gente que fueron expulsados a la fuerza, debido a que dejaron a la iglesia “tradicionalista” que mezcla puntos del paganismo indígena con el catolicismo habitual.

Ha dicho que es complicado considerar la intensidad del inconveniente. “Desafortunadamente, no hay registros que tenemos la posibilidad de usar para contar de manera oficial el número de casos gracias a que el estado mexicano jamásha reconocido el inconveniente del movimiento forzado”, ha dicho.

Según la Parte de la ganancia Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, una organización no del gobierno, bastante más de 287.000 casos de movimiento forzado se produjeron en los últimos cinco años. Por otro lado, la Parte de la ganancia Nacional de Derechos Humanos, acreditada por la ONU, cree que la cantidad es cerca de 35.000.

Faro contrasta los números. “Hay algunos que hablan bastante más de un millón de personas”, ha dicho. “Por en este momento, entendemos con seguridad de que el número más reducido, es siempre el oficial. Muchas familias tienen que salir de sus viviendas y nadie llega a contarlas”, agregó.

Loading...

En 2015, la World Watch Monitor anunció de que 12 familias de evangélicos se les permitió regresar a casa cinco años luegode ser expulsadas por los ancianos de la aldea. Por otro lado, muchas otras familias están recluidas, sin ingreso a las academias o centros doctores.

Tradiciones ancestrales

Treinta personas de la red social de Tuxpan de Bolaños en el oeste de México, se vieron obligadas a dejar sus hogares en enero de 2016, se les acusó de que estaban atrayendo a otros aldeanos para que fueran evangélicos, lo que expone una amenaza a las tradiciones ancestrales.

Ellos fueron forzados a salir en la mitad de la noche y sólo han recibido refugio temporal en almacenes en la localidad de Bolaños, después los llevaron a 30 kilómetros de distancia y tres horas en carro por medio de las montañas.

Once meses luego, las familias están en Bolaños, luego de ser desplazadas tres ocasiones. Ellos viven bajo la amenaza de un cambio otra vez gracias a su arrendador que está próximo de vender las tiendas. Las familias viven, duermen, cocinan y comen en dos habitaciones.

Víctor de la Cruz González, un instructor de la escuela principal, se encontraba haciendo un trabajo fuera de casa cuando su mujer, Rosa, y sus dos hijos, con tres y nueve años, fueron desplazados. Él sigue en pié haciendo un trabajo en el pueblo, pero su familia no es bienvenida. Rose dice: “Mi marido viene a vernos cuando tiene dinero. Regresa [a Tuxpan de Bolaños] una vez y la multitud le tira piedras a la vivienda donde dormimos. Dejaron agujeros en el techo y la puerta”

Loading...

Comments

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*