Ex-Pontifice “Benedicto XVI” afirma la existencia de ‘lobby gay’ en el Vaticano al cual se enfrentó

Loading...

Por primera vez en la historia bimilenaria de la Iglesia católica, un Papa hace balance de su propio pontificado. El protagonista no podía ser otro: Benedicto XVI, quien ha concedido una entrevista al periodista germano Peter Seewald, autor de tres volúmenes anteriores de diálogos con Joseph Ratzinger: dos cuando todavía era cardenal y uno a mitad de su pontificado. El libro de memorias del Pontífice alemán, titulado ‘Benedicto XVI. Últimas conversaciones’, será publicado el próximo mes de septiembre, aunque el diario italiano ‘Corriere della Sera’ adelantó ayer algunos detalles de su contenido. El más llamativo es que el Papa emérito admite la presencia de un ‘lobby gay’ dentro del Vaticano, asegura que estaba formado por cuatro o cinco personas y dice que pudo deshacerse de este conciliábulo.

Es la primera vez que Ratzinger reconoce que dentro de la Santa Sede existía este grupo de presión al que se ha referido en más de una ocasión su sucesor, Jorge Mario Bergoglio, diciendo que el problema no es ser homosexual, sino formar un ‘lobby’. Durante el vuelo de vuelta a Roma desde Río de Janeiro tras la Jornada Mundial de la Juventud en julio de 2013, comentó que «quién era él» para juzgar a un gay si «busca al Señor y tiene buena voluntad». Aseguró además que no se había encontrado a nadie en el Vaticano que le enseñara un carné de identidad que dijera ‘gay’. «Dicen que los hay. Creo que cuando uno se encuentra con una persona así, debe distinguir el hecho de ser una persona gay del hecho de hacer un ‘lobby’, porque ningún ‘lobby’ es bueno. Son malos», aclaró. En un encuentro privado con religiosos latinoamericanos en junio de 2013 también habló de este grupo de cabildeo diciendo que había que estudiar cómo reaccionar ante él.

Loading...

«Suciedad en la Iglesia»

Durante el pontificado de Benedicto XVI eran recurrentes los rumores acerca de cómo algunos altos prelados homosexuales se apoyaban entre ellos para proteger sus intereses. Según el ‘Vatican Insider’, la cuestión del ‘lobby gay’ podría haber ocupado un capítulo entero del informe de 300 páginas realizado por la comisión cardenalicia encargada por el Papa alemán de investigar el primer caso Vatileaks, motivado por la filtración de cartas y documentos confidenciales de Ratzinger. Los tres purpurados que formaron dicha comisión fueron el español Julián Herranz, el eslovaco Jozef Tomko y el italiano Salvatore De Giorgi. Por expreso deseo de Benedicto XVI, sólo su sucesor pudo leer completo el polémico dosier, aunque a los otros miembros del Colegio Cardenalicio se les permitió conocer algunos detalles de su contenido.

En el nuevo libro-entrevista, el Papa emérito también trata otros temas de su pontificado: admite su falta de resolución como gobernante y confiesa las dificultades que afrontó a la hora de actuar contra la «suciedad en la Iglesia» representada por dos de sus mayores problemas: la pederastia en el clero y el lavado de dinero negro a través de la banca vaticana. Benedicto XVI rechaza además las críticas de quien lo consideró un Pontífice demasiado académico o involucionista.

Loading...

Comments

Comentarios

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *